Superacion Trabajo

Razones por la que debes empezar tu propio negocio Ahora mismo

14381775736_b223f97cdf_b
Escrito por Solangel Rodriguez

 

Has pensado alguna vez al montar un negocio? Es muy posible que sí, mucha gente lo ha pensado.

Personalmente, creo que trabajar por cuenta propia tiene muchas ventajas. Si tú también lo crees, pero no te acabas de decidir, aquí te dejo algunos motivos para ayudarte a dar el paso.

Te interesará: 10 Tips para llegar preparado a una entrevista de trabajo

Si no tienes trabajo, puedes hacer algo mejor que enviar currículums

La mayoría de gente piensa (y tienen razón) que montar un negocio requiere un gran esfuerzo. Pero esto no tendría que ser un impedimento, sobre todo porque para encontrar trabajo también hace falta mucha energía. Y en una situación de crisis como la actual, todavía más.

Hay mucha gente que lleva muchos meses, e incluso años, tirando currículums 8 horas al día. Si es tu caso, estoy seguro de que puedes invertir tu tiempo y tu energía mucho mejor. Seguro que tienes ideas y capacidades que puedes ofrecer al mundo, y no necesitas que ninguna empresa te contrate para hacerlo.

Seguramente, ninguna empresa te puede ofrecer el trabajo de tus sueños

Déjame que te haga una pregunta: ¿tienes algún proyecto profesional que te haga ilusión? En caso de que sea así, ¿hay algún puesto de trabajo existente que sea EXACTAMENTE lo que tú deseas? ¿Hay algún lugar donde puedas enviar un currículum para ser exactamente lo que tú quieres ser? Muy probablemente no. Tú eres único, y solo tú puedes diseñar el puesto de trabajo ideal para ti.

Si eres un asalariado, tienes que conformarte con lo que te ofrecen, pero si decides montar tu negocio, se abre delante de ti un abanico infinito de posibilidades. No tienes que ser médico, ni abogado ni ninguna otra profesión estándar. Puedes ser lo que tú quieras. Puedes inventarte una nueva profesión. Puedes ser tú mismo.

Ahora es más fácil que nunca

Poner en marcha un negocio propio tiene su dificultad; con esto no digo nada nuevo. Pero ahora, con las nuevas tecnologías, es más fácil que nunca.

Tradicionalmente, uno de los grandes obstáculos para poner en marcha un proyecto propio era el dinero; ahora ya no es una excusa. Buscando por Internet, por ejemplo, puedes encontrar muchas ideas de negocios que no necesitan casi inversión.

Lo que realmente hace falta para trabajar por cuenta propia es energía, creatividad y ganas de trabajar. Y de esto, todos tenemos.

Es muy bueno por la autoestima

Cuando trabajas en una empresa, tu jefe te dice lo que tienes que hacer y tú lo haces. En gran parte, eres una pieza totalmente sustituible, porque el que hace el trabajo importante, el que toma las decisiones, no eres tú. Podrían echarte y contratar a otra persona, y la empresa no notaría la diferencia. No es muy halagador, ¿verdad?

Pero cuando trabajas por tu cuenta, tus clientes te pagan a ti por un servicio que tú has diseñado. Tú has tomado las decisiones, y si te pagan es porque valoran tu trabajo. Es una sensación muy agradable que no tiene nada que ver con cobrar un sueldo.

¿Qué precio tiene tu libertad?

Poner en marcha un negocio propio es duro, de acuerdo. ¿Pero cuál es la alternativa? Pues vivir bajo las directrices de otra persona. Es decir, renunciar a una parte de tu libertad. Una gran parte, de hecho.

Si estás a gusto en la empresa en la que trabajas, y tienes cierta libertad de movimiento, esto no tiene porque ser un gran problema, pero en la mayoría de casos no es así, ¿verdad?

En el fondo, ya tienes tu propio negocio

El título de este artículo tiene una pequeña trampa porque, en realidad, si trabajas ya tienes un negocio. Tanto si lo haces por cuenta propia, como si eres un asalariado, tu negocio principal eres tú. Tú ofreces tus servicios al mundo, lo que pasa es que si eres un asalariado quiere decir que has decidido tener solo un cliente: la empresa que te paga el sueldo.

Ahora bien, ¿es esta una decisión óptima? Pues no mucho, la verdad. Tener un solo cliente es muy arriesgado. Te puedes quedar sin nada en el momento que él lo decida.

Y es muy fácil que en algún momento lo decida. En la mayoría de casos, el propietario de la empresa para la que trabajas (tu cliente) no te conoce ni sabe el valor que tiene tu trabajo. Si este es tu caso, ve con cuidado porque, para que un negocio perdure, el cliente tiene que percibir valor en aquello por lo que paga. Si no, tarde o temprano dejará de pagar.

Para tocar un poco las narices a los que mandan

Durante mucho tiempo estuve preguntándome cómo puede ser que el que gobierno no ponga más facilidades a los autónomos y emprendedores. Sobre todo en situación de crisis, lo que realmente necesitamos es gente que cree trabajo, no sólo gente que busque. ¿Cómo puede ser que no sólo no los ayuden, sino que además les pongan dificultades?

No lo podía entender de ninguna forma, hasta que un día lo vi claro. Lo que pasa es que no quieren que seamos emprendedores. Así de sencillo. Somos mucho más fáciles de controlar si somos unos asalariados con miedo de perder el trabajo, que si tenemos la llave de nuestros ingresos. Así que, aunque sólo sea para ser un poco travieso con el sistema, ¡monta tu propio negocio!

Aporta un gran crecimiento

Esta razón es bastante evidente. Crear tu negocio es duro, pero aprendes muchísimo. Tienes que diseñar un producto o servicio, tienes que buscar clientes, tienes que llevar la contabilidad, etc. Tienes que participar activamente en todo el proceso, y esto te enseña muchas más cosas de las que puedes aprender en una empresa ajena.

Pero no sólo aprendes sobre el mundo de los negocios, también aprendes sobre ti mismo. Si te animas a dar el paso, descubrirás capacidades que creías que no tenías, y las que sabías que tenías se desarrollarán todavía más.

Y si la cosa funciona (y si le pones paciencia, energía e ilusión seguro que funcionará), tu confianza en ti mismo es multiplicará por mil. Verás que eres capaz de generar tus propios ingresos, esto te dará una gran seguridad.

Es verdad que puede no dar dinero, ¿y qué?

Puede ser que un negocio no consiga dar beneficios en términos económicos, pero lo que no puede ser es que no dé beneficios de ningún tipo.

Para empezar, si has dado el paso, quiere decir que has tenido la valentía de poner en marcha un proyecto; no todo el mundo la tiene. Y si no funciona, no hay nada de qué avergonzarse. Todo lo contrario.

Además, pase lo que pase, seguro que ganarás muchas cosas: conocimientos, fuerza, ideas, etc. Y todo esto puedes utilizarlo para volverlo a intentar y hacerlo mejor.

Ya sé que todos queremos que todo salga bien a la primera, pero desgraciadamente esto no siempre es así. Puedes utilizar esta excusa para no intentarlo si quieres, pero sabes perfectamente que no te harías ningún favor.

Tomado de Jananguita

 

Acerca del autor

Solangel Rodriguez

Nacida en República Dominicana. Lic. en Administración de Empresas con Maestría en Banca y Asesoría Financiera. Diplomado en Gestión Humana. Me fascina la lectura de libros de desarrollo personal, de salud, dietas y de pareja.

4 Comentarios

Deja un Comentario