Trabajo

¿Cómo consigo mi primera experiencia laboral?

looking-for-a-job-1257233_960_720
Escrito por Solangel Rodriguez

Empezar a trabajar siempre es difícil. Y más cuando no se posee experiencia previa o cuando se quiere cambiar de puesto o de sector. Esta inexperiencia se ve compensada con aspectos positivos como la motivación y el interés por aprender e iniciarse en un proyecto, cualidades muy valoradas por los entrevistadores, pero que no son suficientes para conseguir ser contratado. Y es que se da la paradoja de que a veces una persona no consigue un trabajo porque no tiene experiencia, y ésta no se posee porque nadie le da la oportunidad. Por esto es por lo que debemos ser creativos e ingeniárnoslas para encontrar la manera de darnos a conocer y empezar a llenar nuestro currículum con algo más que formación y disponibilidad absoluta e inmediata.
De este modo, además de recomendarte que utilices todas las vías de búsqueda de empleo que hemos comentado en otras ocasiones, queremos sugerirte algunas posibilidades que tal vez no hayas contemplado y que pueden ayudarte.

Te recomendamos: Pruebas Online para entrevistas de trabajo

Prácticas o pasantias
– En el caso de que aún seas estudiante universitario y quieras empezar a adquirir experiencia mientras terminas tus estudios, aprovecha para solicitar una beca en el COIE de tu universidad , ya que es el centro que se encarga de gestionarlas, o directamente en la empresa donde desees hacer la pasantia.  También puedes buscarla por tu cuenta en algún portal de empleo y, en el caso de resultar seleccionado, la empresa se pondrá en contacto con dicho centro para tramitar la documentación. Por las clases no te preocupes, porque la jornada de trabajo es parcial y es totalmente compatible con éstas.

– Si eres titulado universitario o de formación profesional de grado superior, también puedas optar a una beca, pero no puede haber transcurrido un plazo superior a cinco años desde la finalización de los estudios y no tienes que contar con experiencia previa en ese sector. Generalmente este tipo de becas las ofrecen algunas fundaciones y van acompañadas de un plan formativo de iniciación profesional con un diploma de los conocimientos adquiridos.

– Otras posibilidades son: matricularte en un máster o en otro grado universitario, para que te posibiliten firmar un convenio con alguna empresa, o hacer algún curso de especialización cuyo temario contenga una parte de horas prácticas. Respecto a estos últimos, algunos centros de formación poseen una bolsa de empleo para sus alumnos y pueden enviar tu currículum a las empresas que les demanden especialistas en esa área.

Escuelas taller, casas de oficios y talleres de empleo
Todos ellos son programas mixtos de formación y empleo que gestionan los Servicios Públicos de Empleo, tanto los autonómicos como los locales. Su duración oscila entre seis meses y dos años y tienen la característica de que te ofrecen formación en un oficio y posteriormente un contrato para realizar un trabajo. Los dos primeros son para jóvenes de entre 16 y 25 años y los talleres de empleo son para mayores de 25. La temática es muy variada: los hay especializados en cocina, atención a la infancia, diseño gráfico, archivos, informática, jardinería, mecánica, etc. Si estás interesado, puedes solicitarlos en tu oficina de empleo y en la agencia de empleo que te corresponda.

Ver: 10 Tips para llegar preparado a una entrevista de trabajo

Voluntariado
Ésta es otra manera de poner en práctica tus conocimientos a la vez que realizas un trabajo ayudando a los demás. La mayoría de los voluntarios son estudiantes, jubilados o personas desempleadas y desde el inicio de la crisis se han multiplicado las solicitudes de este tipo de colaboración. Cada persona tiene sus motivaciones para realizar un voluntariado, que van desde el interés por cambiar la sociedad o por aprovechar el tiempo libre hasta la necesidad de sentirse útil y de compartir los recursos y la experiencia con otros. Lo cierto es que además de permitirte adquirir experiencia laboral, ya que realizas las mismas funciones que otro trabajador de la organización, aunque con menor dedicación, te aporta una gran satisfacción personal y te permite desarrollar tus habilidades sociales y competencias como el trabajo en equipo, la motivación y el compromiso. Las áreas en las que se puede participar son muy diversas: administrativa, de formación, de cuidado de personas, etc., y al desarrollarse en un trabajo real las empresas valoran muy positivamente esta práctica.

Fuente: Blog.Infoempleo.com

Acerca del autor

Solangel Rodriguez

Nacida en República Dominicana. Lic. en Administración de Empresas con Maestría en Banca y Asesoría Financiera. Diplomado en Gestión Humana. Me fascina la lectura de libros de desarrollo personal, de salud, dietas y de pareja.